miércoles, 19 de junio de 2019

EL ARTE COMO COARTADA

Es muy interesante ver como en aras de la "libertad de expresión" vale todo. No parece serio ofender al resto voluntariamente. En una sociedad democrática no solo hay derechos, también hay deberes. Y uno de esos deberes es el respeto.
Condeno taxativamente los atentados al periódico parisino que se metía con algunos aspectos de la religión musulmana, pero hago una reflexión, si tu provocas con tus palabras corres un riesgo. Por otro lado solo ofende quien puede no quien quiere, y ahí el radicalismo se puso en marcha y se cobró vidas. Un desastre.
En cuanto al arte y otras de sus manifestaciones Vicente Garrido afirma lo siguiente "Las malignas perversiones del marqués de Sade son aceptadas por Baudelaire como un rico legado ético (...) Cuando ese arte alcanza una difusión extraordinaria, más allá del círculo de poetas o de dramaturgos, hemos puesto en marcha una bomba de relojería que puede estallar infinitas veces, en infinitos lugares"
Roger Bartra por su parte lo expresa así "La fascinación por lo perverso tiene, entonces, una larga tradición. Pero una cosa es, como opinaba Diderot, que los fenómenos aberrantes constituyesen un enigma que debieran ser estudiados para guiar el entendimiento del orden normal de la naturaleza y la sociedad, y otra cosa es considerar las perversiones como normas de conducta y expresión de un orden moral y social superior"
Ya basta de fascinarnos por los "malos" y protejamos a l@s que sufren agresiones.