jueves, 13 de junio de 2019

EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO, UN FAVOR Y UNA FAENA A LA VEZ

El síndrome de Estocolmo, dejando de lado la historia de la que proviene el nombre, consiste en que el cerebro minimiza los ataques porque para él lo importante es la supervivencia básica, conseguir alimento, el sueño, etc. Va a minimizar el secuestro emocional que padece la víctima en aras de garantizarse seguir viviendo, esto hace que pasen años y que aunque la persona sepa que está siendo abusada mire para otro lado e incluso defienda al que la abusa.