miércoles, 12 de junio de 2019

HAY SOLO DOS OPCIONES: HUIR O SUFRIR. LOS DAÑOS CEREBRALES

Solo hay dos caminos posibles: la huida y el contacto cero o sufrir a su lado. El manejo feliz de todo ello es imposible para una mente normal, solo acaba desgastada, deprimida y con ansiedad crónica. También lleva a tener terrores nocturnos, miedos irracionales, angustia crónica e hipervigilancia. Estar en alerta constante. El maltrato también consigue distorsionar tu auto imagen, no te ves de manera continuada, vas oscilando como en una montaña rusa.
El acoso moral crea destrucción psicológica, también un shock. Puede llevar al suicidio. No es debilidad mental. Es un asesinato mental y físico progresivo que realiza un perfil de persona que obtiene un suplemento psíquico al hacerlo, su ego vacío se alimenta de la empatía ajena. Saben que hacen mucho daño pero no pueden evitarlo. Su manera de vivir y de ser puede despertar cierta compasión pero siempre se debe sentir esto muy lejos de su radio de influencia.
Hay daños cerebrales por abuso que a medida que te recuperas y llenas de otras realidades se van revirtiendo.