viernes, 14 de junio de 2019

LA ESPIRITUALIDAD SOBREVENIDA. OPINIÓN PERSONAL

Creo que la inmensa mayoría de personas "espirituales" en realidad son personas maltratadas que buscan respuestas a algo que supera todo entendimiento normal. Muchas tendencias espirituales en nuestra cultura, y en la mayoría de ellas, consideran el sufrimiento como una vía espiritual. Estoy en profundo desacuerdo, hay muchas niñas y niños que viven continuamente "en la zona" de manera natural, much@s deportistas, geni@s de la ciencia y del arte que han estado y están siempre "en la zona", como iluminad@s toda su vida, sin necesidad de sufrir en absoluto ( Einstein, Tesla, Dalí, etc)
Al sistema abusivo de base que tenemos, tanto consciente como inconsciente, le interesa promocionar el sufrimiento y perpetuarlo al máximo, para que sigamos aguantando este tipo de perfiles que someten al resto.
De hecho muchas personas que sufren mucho maltrato están con una depresión tras otra toda su vida, sin saber por qué, o lo que es peor, acaban quitándose la vida, no se iluminan, ni nada de nada.
Lo que pasa es que como el sistema abusivo y las personas abusivas te embaucan en su propia realidad y tergiversan la que hay de fondo, cuando escapas al maltrato, tienes una dosis muy alta de realidad que parece una iluminación, simplemente es la naturaleza cumpliendo su función como rebote, dándote todo aquello que te has perdido durante años.
Creo que eso es lo que le pasó a Buda. Su padre lo protegió inhumanamente de la verdad del mundo, ocultando toda realidad, muerte, enfermedad, pobreza, cuando se escapó y vio la realidad entró en shock y decidió quedarse paralizado, quieto bajo un árbol. Qué opción le quedaba para sobrevivir mentalmente, ninguna, más que ésta. Allí "se iluminó", pues creo que no, simplemente su cerebro conectó con las "verdades absolutas", ésas que traemos en los primeros meses de vida de manera totalmente natural, sin sufrimientos, sin religiones, ni nada de todo esto. Conectó con este fluir de la vida natural, buscándolo de manera pro activa y escuchándolo sencillamente, pero creo que no le quedaba otra alternativa a su mente por el brutal shock sufrido, en lugar de arrugarse y deprimirse fue valiente para afrontarlo y querer saber qué pasaba.
Estas afirmaciones mías no van en detrimento de la fe que pueda tener toda persona en otras dimensiones espirituales paralelas a la nuestra y que son totalmente respetables.