viernes, 14 de junio de 2019

LA VÍCTIMA COMPRUEBA QUE HA SUFRIDO EN VANO

La víctima se queda alucinada cuando se da cuenta de que ha sufrido en vano sin ninguna utilidad ni progreso para ella ni para nadie. Simplemente ha servido de alimento para unas mentes que la necesitan para sobrevivir. No sabe si odiar o perdonar. Todo ese dolor lo intenta transformar de algún modo en su vida, o lo encauza de la mejor manera posible, ayudando a otr@s, convirtiéndose en terapeuta, lo que buenamente pueda.
Es en vano porque ellas y ellos no van a cambiar, no aprenden de las consecuencias que se derivan de sus actos y actitudes, viven al día, sorteando las situaciones sin ningún vínculo real y moral con el resto, sin ningún compromiso mínimo ético de fondo, porque son incapaces de establecerlo aunque sí de imitarlo. Pueden tener un lenguaje y un discurso muy empático, pero es todo una imitación, no lo sienten en realidad. Much@s actúan bien porque saben que hay consecuencias legales si no lo hacen, no porque se sientan mal o porque puedan infringir daños a otras y otros.
Hay que darlos por imposibles, tu sufrimiento y empatía no variará en nada su actitud.