lunes, 17 de junio de 2019

NO APRENDEN DE LA EXPERIENCIA AFECTIVA

Otra cosa que nos desconcierta es que a pesar de que sus actos conflictivos han tenido serias consecuencias, siguen actuando toda su vida de la misma forma.
Vicente Garrido lo explica muy bien en su libro El psicópata, cita en este caso la obra de Cleckley La máscara de la cordura: "Al no poder experimentar los sentimientos de sufrimiento o alegría que se derivan de una vida emocional integrada, el psicópata no aprende de sus experiencias, y no puede por consiguiente modificar y dirigir sus actos como lo hacen las personas sanas. Carece de los impulsos motivacionales que son necesarios para impelirnos a lograr diferentes metas (...) La opinión que mantenemos es que no puede conocer los estados emocionales y afectivos profundos que costituyen la tragedia y el triunfo de la vida ordinaria"
Es descorazonador saber de antemano, contando con esta información, que no aprenden nada a lo largo de su vida y que van a perjudicar al resto hasta que se mueran. Quizá a base de ver que son siempre infelices se moderen un poco, pero eso no quiere decir que hayan aprendido y se hayan transformado.
Cleckley uno de los mayores expertos en este tema describe la psicología del abusador de esta forma:
"No es el mismo déficit que el esquizofrénico, quien se puede creer el nuevo enviado de Dios en la Tierra. Sin embargo, en un sentido muy relevante, en el de la evaluación realista, el psicópata tiene un defecto más profundo que el de muchos esquizofrénicos. No tiene ninguna capacidad para verse él mismo como otros lo ven. Es quizás más acertado decir que no tiene capacidad para conocer cómo sienten los otros cuando le ven (...) no puede apreciar los afectos y valores que suscita su existencia en los demás. Esto es verdaderamente sorprendente dada su capacidad para la orientación perfecta, para el razonamiento y el hecho de que no padezca alucinaciones o delirios"