miércoles, 28 de agosto de 2019

TIENES AL MALTRATADOR/A EN TU CABEZA FULL TIME

Cuando el maltrato aprieta o ha explotado la relación porque la víctima ha escapado o está destapando lo que ocurre, la persona que se aleja del manipulador/a parece tener a esa persona en su cerebro metida por decirlo coloquialmente, es una obsesión totalmente involuntaria. Es fruto de que el cerebro no ha podido manejar la relación durante años con esa persona y busca explicaciones lógicas y normales, pues la dinámica que se ha creado es totalmente anormal y la cabeza está trabajando para digerir toda esta locura, porque no hay otro modo de resumir, de manera coloquial, lo que conlleva esta maldita locura.
Puedes estar años con este tema en la cabeza, incluso se re-traumatiza con nuevas relaciones tóxicas, y a lo largo de los años te sacan el tema, tu cabeza y corazón todavía no lo ha gestionado y se ha quedado con ese dolor dentro de por vida.

LA GENTE MALTRATADA ES CARNE DE SECTA

La gente maltratada es muy susceptible de caer en sectas simplemente porque están más vulnerables y perciben la realidad de las personas y de la vida de manera distorsionada a causa de la manipulación sufrida, más aún si es desde la infancia.
Con lo cual escapan de un abuso anterior y se meten en otro comunitario. La mente humana se queda con lo que le es familiar, aunque esto sea negativo, es negativo pero al menos es familiar. En estos casos el cerebro nos hace un flaco favor, muy muy flaco favor.

LA "LUZ DE GAS" INFORMATIVA

He observado y reflexionado lo siguiente:

Se reservan información sobre su vida, constantemente, sabiendo que sabes que te la oculta, no porque sea algo importante en realidad, sino para ejercer dominio. Es como una "luz de gas" informativa.

De este modo no sabes a qué atenerte con esta persona, en realidad con el paso de los años la desconoces, descubres muchas cosas que no sabías. Al difuminar vuestra relación puede actuar a su antojo contigo, prácticamente sin hacer grandes malabares, pues estás ya de entrada en desventaja.
Al no haber agresión explícita es el delito perfecto, porque te atienes a lo que hay, lo que nunca piensas es que eso que se muestra está perfectamente difuminado, es difuso con toda la intención.

Una mente normal no puede entender el funcionamiento de este tipo de mente, que hila tan fino y además en algo que es absurdo y que distorsiona y destruye la realidad. Para su mente puede parecer totalmente normal, y todas las personas con este perfil son capaces de hacer esto. Son de libro.

Personalmente opino que es un funcionamiento de la mente diferente (que los normales llamamos perverso), pero no es cuestión de que sean más inteligentes sino de estructuras mentales distintas.